De la gestión (o no) del Patrimonio Arqueológico en la Provincia de Córdoba

Es vieja esta historia para algunos yacimientos arqueológicos cordobeses, y no sólo de la capital, sino tristemente y de manera más abundante, en la provincia de Córdoba. Y entendamos por yacimientos arqueológicos cualquiera de sus ramas desde los estudios de yacimientos y restos muebles anclados en la prehistoria, hasta las más rabiosamente actuales ruinas de complejos industriales abandonados.

A los hechos nos remitimos. En los últimos días se han dado a conocer dos noticias cuanto menos alarmantes sobre la gestión y conservación de nuestro patrimonio arqueológico, por una parte un yacimiento arqueológico que ocupa más de 2.500 años de historia y por otro la situación que sufre otro mucho más moderno y enclavado en la Arqueología y Patrimonio Industrial.

Vista cenital del yacimiento de Ategua. Fuente: diario.es
Vista cenital del yacimiento de Ategua. Fuente: diario.es

Ha sido noticia el Yacimiento de Ategua (Santa Cruz, Córdoba) a través de un artículo de la Agencia EFE publicado en diario.es y Diario Córdoba. En este articulo se realiza una sucinta pero muy interesante relación  de la evolución histórica e historiográfica del yacimiento, una joya de la Historia cordobesa muy maltratada a lo largo del tiempo hasta que se procedió a la declaración de BIC, delimitación y liberación al dominio público (Red Andaluza de Yacimientos Arqueológicos).  Un yacimiento arqueológico cuyos primeros restos se remontan al periodo calcolítico y sobre el que se conoce presencia Tartésica, Turdetana, de fortificación ibero romana, de grandes conjuntos edilicios romanos y de amplia presencia islámica con posibilidad de restos de fortificación bajomedieval. Grandes personajes de la arqueología cordobesa y nacional (Samuel de los Santos, Félix Hernández, Rafael Castejón, el profesor Blanco Freijeiro, Martín Bueno y Martín de la Cruz) realizaron campañas de excavación desde 1933 hasta el último campo de trabajo celebrado en 1998. (Para saber más, AQUI). Desde 2005, con la declaración de BIC, se delimitó la zona arqueológica y se dispuso el vallado, cerramiento y protección, con alguna intervención menor destinada a la consolidación de los restos. Desde entonces, ninguna intervención, ni arqueológica ni de puesta en valor. Y tiempo que se le augura que quede.

Cerco Industrial de Peñarroya. Fuente: Turismo Rural en el Valle del Guadiato
Cerco Industrial de Peñarroya. Fuente: Turismo Rural en el Valle del Guadiato

El otro caso es de política de hechos consumados. Si en el caso del yacimiento de Ategua, presiones de la comunidad científica fueron partícipes de la expropiación del terreno y la declaración de BIC, existen en la provincia otros casos más o menos flagrantes que dejan atónito hasta al más pintado. Nos lo cuenta la Asociación La Maquinilla. Hace poco más de una década que se empezó a dar difusión a una “nueva” disciplina, la Arqueología Industrial, dedicada al estudio del Patrimonio industrial desclasificado, desinteresado y en su mayor parte en ruinas. Corría el año 1996 cuando en los Seminarios Fons Mellaria celebrados en Fuente Obejuna apuntaban a esta disciplina como fundamental para conocer y conservar los vestigios de nuestro siglo XX; y como ejemplo: Peñarroya. Peñarroya Pueblonuevo es uno de los pueblos de la Provincia de Córdoba que mayor Patrimonio Industrial atesora debido precisamente a su pasado de enorme importancia minera del XIX y XX, que quedó plasmada en el conocido como “Cerco Industrial”. El declive de la industria minera trajo como consecuencia directa el abandono progresivo de las instalaciones de este inmenso espacio, uno de los más importantes de Andalucía, generando un lugar de ruina y restos de patrimonio industrial absolutamente incomparable. Viendo los vecinos concienciados y las asociaciones culturales que el desastre del expolio y el abandono podrían causar la ruina total de este espacio abandonado, se instó a la Junta de Andalucía que finalmente encargó la redacción de un informe preliminar para la declaración de BIC en el año 2007. Este informe  albergaba no sólo las instalaciones del cerco sino también las aledañas del barrio francés. Desde entonces y hasta el día de hoy… nada.  Pese a que en el año 2010 la titularidad del Cerco pasó a ser municipal, la Junta de Andalucía sigue dando la callada por respuesta. Según La Maquinilla varias asociaciones y eruditos están colaborando con el Ayuntamiento de Peñarroya Pueblonuevo para la elaboración de un reglamento que regule el uso, en un intento de frenar lo que los años de abandono y expolio han ocasionado en las instalaciones.

De nuevo la Junta de Andalucía es protagonista de dos noticias que, si bien tienen un índole cronológico y consideración jurídica distinta, tienen en común la falta de fondos, recursos o simplemente interés por la investigación, salvaguarda y  custodia de los Bienes integrantes del Patrimonio Histórico Artístico Andaluz. Y podríamos hablar de más pueblos (Yacimientos de Belmez, Fuente Obejuna, Espiel…) Y desde luego, la demora injustificada de la declaración de BIC del Cerco Industrial de Peñarroya, no tiene nombre.

 

3 thoughts on “De la gestión (o no) del Patrimonio Arqueológico en la Provincia de Córdoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Utilizamos cookies para asegurarnos que tienes la mejor experiencia como usuario. Si continúas, damos por hecho que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR