La Terrible Lacra del Expolio Arqueológico: El Caso del Pitero Andaluz

Es la afición por la Arqueología llevada a su máxima expresión por parte de aficionados, que detector de metales en mano, se convierten en auténticos hurones cazatesoros en busca de la pieza. Sus sitios favoritos: necrópolis, tumbas, sepulcros, cualquier resto arqueológico que pueda asegurar un botín metálico. Se olvidan del contexto arqueológico, destrozan el concepto de Ajuar Funerario, acaban con cualquier cosa que pueda identificarse como estrato arqueológico. El botín por el botín.
Bien sea por afán de coleccionismo particular, destinado al acaparamiento de piezas como si de cromos de la Liga de Futbol se tratase, o bien sea para sacar un dinero extra tentando al mercado negro, ilegal, alegal o simplemente fuera de la ley.

Es el conocido como Pitero. Excelentes conocedores del terreno, buenos pateadores de campo, que llegan a confeccionar verdaderos planos del tesoro y conocer localizaciones de yacimientos arqueológicos perdidos de la mano de Dios, olvidados de todos y por todos (salvo de las Fuentes, la mayoría). En algunos casos, atesoran tal conocimiento que son capaces de hacer enrojecer al arqueólogo más avezado o al historiador más recalcitrante. Verdaderos expertos autodidactas en numismática, artes suntuarias o periodos históricos, en covachas, túmulos funerarios o dólmenes…

En mis trabajos de investigación (hace ya más de una década) he llegado a conocer de cerca alguno de ellos. Recuerdo el caso de aquel señor que juraba conocer (en secreto) el lugar escondido donde se encontraban los restos de un castro perdido o un villorrio romano y de almacenar una colección de monedas de plata de más de 2000 ejemplares extraídas gracias a su máquina de aquel lugar. En aquella ocasión, acabó por afirmar que jamás lo reconocería delante de nadie, pero claro, el orgullo le pudo. Imaginaciones o no, lo cierto, lo real, lo palpable, es el pequeño tesoro que son capaces de esconder incluso tras la barra de un bar: “Mira, esto lo encontré ayer (me dijo otro señor amigo de aquel a quien andabamos entrevistando, quien tras varias rondas de cervezas, acabó por enseñarnos un anillo de oro que adscribió a periodo romano). Éste se lo regalaré a mi mujer, que le gustan estas cosillas. El resto del oro que saqué, lo venderé mañana para que lo fundan”.

En los últimos años, el SEPRONA (El servicio de protección de Patrimonio de la Guardia Civil) ha realizado multitud de campañas contra el expolio arqueológico, siendo Andalucía la Comunidad que reúne mayor número de denuncias. Aunque algunos de estos expoliadores (Piteros) han terminado por donar sus colecciones, y material resultante de su actividad investigadora, lo común es que la Guardia Civil intervenga y requise las piezas expoliadas. También lo más triste es que en la mayoría de los casos, los expoliadores no sufren consecuencias legales e incluso en algunas ocasiones, las menos, el juzgado de turno ordene la devolución del material incautado.

El Patrimonio es un bien común de todos los Españoles. Y como tales, todos debemos ser parte de su custodia y conservación. Son muchos los años que llevamos escuchando acerca de las campañas de concienciación sobre ello, y poco a poco, vamos avanzando en este sentido, pero queda aún mucho por hacer.

Nosotros sumarnos a este proceso, en este caso sobre el Patrimonio de la Comarca del Guadiato.
No lo olvides. Si en algún momento andurreando por el campo, eres testigo de un hallazgo casual de cierta entidad, estructuras, bienes muebles, restos óseos… ponlo en conocimiento de las autoridades competentes. Recuerda: Un tornillo de un Castillete de Mina de la Cuenca Minera del Guadiato, una traviesa del antiguo trazado ferroviario de la Comarca del Guadiato, un ánfora romana de una localización desconocida, un elemento constructivo de periodos históricos sin declarar, un hacha pulimentada… todos estos elementos pertenecen al Patrimonio Histórico Artístico no sólo de la Comarca del Guadiato, sino de todo el País.

Haz Patria de tu Comarca. El Patrimonio es Tú Pasado. Consérvalo para mantenerlo en tu Futuro.

FUENTE: “El Crimen Arqueológico no paga” (CULTURA EL PAIS)

One thought on “La Terrible Lacra del Expolio Arqueológico: El Caso del Pitero Andaluz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Utilizamos cookies para asegurarnos que tienes la mejor experiencia como usuario. Si continúas, damos por hecho que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR